Irse encontrando

A veces es mejor demostrarse a uno mismo de lo que es capaz. Dejar de lado a los demás y enfocarse en las acciones de uno para uno. Entender que uno no es un súper héroe, que no se puede tener a todo el mundo feliz, y que al final del día uno se acuesta con su propia cabeza: al menos irse en calma con uno mismo.

Hoy pasaron cosas curiosas, que pasan porque uno no toma acciones. Cuando uno deja la vida hacerse sola, después está incómodo con lo que el destino trae.

Uno es el maestro de su destino. Uno es El Capitan de su propia alma.

PD: poema Invictus, William Ernest Henley.

Anuncios
Irse encontrando

Alejarse.

He estado alejado de escribir. He estado alejado de correr. He estado alejado de la gente que quiero, creyendo que era el sacrificio que requería mi proyecto de vida actual. Todo resultó una mentira. No me sirvió de nada alejarme de las cosas que amo y que me apasionan. No logré ningún resultado. No gané nada.

A veces alejarse y ver todo desde lejos sirve para tener perspectiva. Otras veces, no sirve para nada. A veces ese alejarse cumple como excusa para legitimizar la falta de seriedad y disciplina. Alejarse de las cosas que son tóxicas, sirve. Ser disciplinado en lo que apasiona, sirve. Dejarse llevar por los problemas y no hacer lo que hay que hacer es ser Llorón.

No hay más opciones que construir de nuevo las bases. No hay más remedio que disciplinar todo. No hay más solución que apretar los tornillos, moler calza, hacer de tripas corazón, tener estómago de acero y encontrar el equilibrio en la acción y la pasión. Nada más importa, nada más vale, sólo el trabajo.

Una persona que admiro dice: La vida es como caminar sobre una cinta transportadora en el sentido contrario: si caminas hacia adelante te quedas en el mismo punto, si dejas de caminar te vas hacia atrás. La única manera de ir hacia adelante es CORRIENDO.

¡A correr!

Alejarse.

Proceso determinístico.

Entender la importancia de cada acto, por pequeño que sea, es la misión en este momento. Entender que una acción es un paso, y el objetivo no es estar a la deriva. El objetivo es que cada paso nos lleve adelante.

Escribo esto porque estoy siendo consciente en este momento que cada paso que de, debe estar encaminado hacia adelante. Debe estar encaminado en esta nueva meta, que es clasificar a Boston en Chile en 2018.

Escucho The Strokes y no entiendo porqué no los había escuchado antes con atención. Reconozco sus canciones, porque las había escuchado en algún sitio antes, pero no las había interiorizado.  No había aprecidado la calidad de su música. El hecho de no haber apreciado la música de The Strokes antes (Que justamente conozco por Daft Punk) representa precisamente lo que quiero decir: habría ahorrado un montón de tiempo haciendo cosas que importaban.

Al darle prioridad a un actuar que me llevara en la dirección que quería, habría logrado llegar a una meta específica en muy poco tiempo. Actuar con el tiempo a mi favor, de manera inteligente, creando en cada movimiento un poco más de mi sueño. Pero lo que hice en otras épocas fue cosas que a simple vista no importaban.

Todo está ligado. No existe la suerte como un evento aleatorio. La suerte se construye. El éxito es un proceso determinístico. Sigo haciendo cosas que parecen que no importan. Pero la realidad es otra, y cada vez soy más consciente de estos procesos.

Llegar al estado ideal es imposible. Pero sí quiero llegar a un punto con un nivel de aleatoriedad MUY BAJO.

Los éxitos se construyen, no llegan en un regalo de navidad.

Proceso determinístico.

Following Intuition (?)

Una de las frases que más me gusta, con respecto al moldeado del futuro propio, es una de Steve Jobs que reza:

“Have the courage to follow your heart and intuition. They somehow already know what you truly want to become. Everything else is secondary.”

Traduce algo así como: Hay que tener el coraje de seguir al corazón y a la intuición. De alguna manera ellos ya saben en qué es lo que realmente quieres convertirte. Lo demás es secundario.

Hace un poco más de un mes fui despedido, y desde hacía al menos un año sabía que me iban a despedir. Mi relación con el dueño de la empresa para la que trabajaba se había desgastado tanto que era evidente que me iba a despedir, al menos para mi. Finalmente sucedió el 28 de Julio… y desde entonces estoy sin trabajo.

Me tomé unos días para descansar, luego volví a llamar a la gente que conocía para encontrar trabajo. Creí que iba a ser más rápido. La verdad es que no he tenido una entrevista de trabajo en un mes largo. Nadie me ha llamado. Creo que tengo un currículo interesante para una persona de 27 años, pero no parece atraer a nadie.

Después de no hacer, literalmente, nada en un par de semanas, empecé a hablar con algunos clientes que atendía, y a otras personas. Resultó ser más fructífero que buscar trabajo. Son oportunidades, que no necesariamente se materializan, pero son más que las entrevistas de trabajo que he tenido.

Todo esto que estoy diciendo viene por una razón: mientras me encontraba trabajando para la empresa que me despidió, siempre dije que cuando saliera de esa empresa iba a montar un negocio.  Siempre he creído que por ahí va a terminar mi carrera. Que ese va a ser mi camino. Emprender. Ser empresario. Pero cuando lo decía y lo creía, imaginaba un plan en el que tenía unos ahorros, unos años de oxígeno mientras el negocio despegaba, y una capacidad y flexibilidad de poderme equivocar en el camino.

La realidad hoy, es que no tengo tanto oxígeno. La realidad es que no tengo tanto espacio de maniobra y que si ese es el camino, NO ME PUEDO EQUIVOCAR. Que la única opción que tengo es GANAR. Nada más sirve.

Este año ha sido tan extraño en el tema “sueños y éxito”, que ya no sé bien qué pensar. Corrí la maratón de Lima, ya soy dos veces maratonista. Ella estuvo conmigo y fue increíble para mi, un sueño cumplido. Esperaba hacerlo una tercera vez, pero no me fue posible porque me lastimé de alguna manera la espalda, se me inflamó el nervio ciático. Hoy todavía no sé cómo me lastimé, y todavía duele, el hecho es que no la pude correr. Tres años consecutivos sin poder ir a Medellín a correr. Sueño no cumplido.

Siento que la vida me está poniendo un reto cuya enseñanza se llama únicamente DISCIPLINA. Es como si me diera diariamente una lección pequeña de disciplina. Como si me dijera: “Se acabaron las rebajas, ahora te toca asumir toda la responsabilidad de tu vida.” “Lo quieres, pues te va a costar sangre, sudor y lágrimas.” “No va a ser fácil, pero si es lo que quieres y eres serio, lo vas a tener.”

Y por eso la frase. Siempre he querido ser una cosa totalmente diferente de lo que soy. Por dentro siento que soy una persona totalmente diferente de la que soy hoy. Hoy la vida me está dando esa oportunidad de crear y diseñar la persona que quiero ser. Hoy la vida me está lanzando al público… con una patada en el culo.

No estoy seguro si estoy hilando delgado. Lo más probable es que sí. Pero lo cierto es que quiero acercarme a los sueños que tengo. A la vida y la persona que quiero ser, y por lo visto lo que sigue es una maratón. Un ultra maratón llamado vida. Un IronMan de altos y bajos que necesita del 100% de mi concentración y 500% de mis ganas. Esto es lo que quiero, y estoy dispuesto a lo que sea por eso. Punto.

Dejar de pasar por la vida y empezar a moldearla a mi gusto. Sin importar lo que pase. Lo quiero con todo mi ser.

¿Será esa la lección que la vida me quiere enseñar? No lo sé.

Lo que sí sé es que tengo unos retos muy claros, un plan para ejecutarlos y las ganas de hacerlo. No hay marcha atrás, no hay espacios para dudas. O gano o ¡GANO!

Following Intuition (?)

Volver a empezar.

Volver a empezar es de las cosas que más odio. Empezar de nuevo algo es, para mí, realmente frustrante. Gran parte de mi vida me he dedicado a empezar de nuevo muchas cosas y eso ha hecho mella en mi confianza.

Por lo general logro grandes avances en mis propósitos para luego dejarlos ahí. Me ha pasado desde hace mucho y me siento como el ejemplo del tipo que dibuja perfecto el círculo, pero no lo termina. 

Es importante dejar de volver a empezar, para simplemente avanzar. 

Es importante para quienes te rodean ver que avanzas. Es importante para todo el mundo construir la historia que quieren en su vida. Es vital que si uno profundamente siente en su interior que existe un destino mucho más allá de lo que se es actualmente, ese destino se persiga. 

El éxito es un camino solitario, pero alimenta el alma de la manera más grande que jamás se hayan podido imaginar. 

Estoy cansado de volver a empezar. Quiero dejar de volver a empezar. Pero si algo he aprendido es que volver a empezar fortalece el alma, el carácter y te enseña al final del camino, cómo dejar de hacerlo. 

Estoy cansado de volver a empezar. Pero no cambio esa experiencia por nada. He ido de fracaso en fracaso, la persistencia me dará un éxito y ahí dejaré de volver a empezar.

Hoy vuelvo a empezar la misión de clasificar a Boston. Hoy es la primera carrera que busca ese objetivo. Y hoy tengo tres motivaciones: Mi abuelito que ya no está, mi sobrina que llegó a llenar ese espacio de mi viejito, y mi novia que es el motor más grande y que siempre ha estado ahí.

Quit is not an option.

Volver a empezar.

Las cosas (vueltas) de la vida – Parte 2: El corazón siempre recuerda.

Y recuerda muy bien.

Como cosa rara he tenido algunos inconvenientes para poder entrenar. Pero hoy fue diferente.

Después de la media maratón de Bogotá, decidí darme un tiempo. Y sin pensarlo en ese momento volvió a mi vida ella. Desde ese momento he sido infinitamente feliz. He faltado a un par de carreras por falta de plata, no por no tenerla, si no por no gastar de más. Lo que pasó a principio de año me dejó tocado.

He salido a correr de cuando en cuando, pero sin el mismo ritmo. Había decidido ir a Miami. Quería arrancar con una maratón. Pero otra vez no me fue posible. Me inscribí a un par de carreras más algunas las corrí y otras no, es muy difícil empezar y empezar.

Me gusta cuando termino lo que me propongo.

Fácil no ha sido: murió mi abuelo, he estado enfermo, he trabajado como negro. Quiero que esto acabe un poco. Pero cada vez es más y más y más. Estoy algo cansado y he trabajado en cómo debo mejorar mi manera de trabajar. Mis prioridades han ido cambiando y han ido evolucionando a algo mucho más maduro. Pero también quiero volver a eso que me hizo sentir muy bien y que me enseñó que el trabajo juicioso y la disciplina llenan cualquier espacio vacío que se requiera para llegar a una meta. Correr. Correr me enseño a ser así, correr me dió todo lo que tengo hoy y me mostró un camino para seguir adelante. Quiero retomar esto. Me muero por retomarlo.

Tengo a alguien que me apoya y eso hace esto algo diferente. Pero también tengo una responsabilidad sobre esa confianza, debo modificar ciertas cosas.

Recordé una frase que dice: “Corre mucho y corre lejos, pero nunca corras lejos de la felicidad de correr.”

Quiero tener ese sentimiento de ir rápido, quiero ese sentimiento de mejora continua. Quiero sentrime runner de nuevo y quiero sentir que merezco esa maratón.

El corazón recuerda y recuerda muy bien. Quiero que recuerde lo que es pasar por esos 42 Kms en los que se deja el alma y el corazón.

Las cosas (vueltas) de la vida – Parte 2: El corazón siempre recuerda.

Las cosas (vueltas) de la vida

Mi última entrada decía que iba a publicar miércoles y domingos. Mi última publicación decía que en Octubre iba para Chicago, que iba a correr tres carreras importantes: Allianz, Bogotá y Medellín.

Pues estas son las cosas de la vida, sus vueltas y volteretas. Heme aquí escribiendo un miércoles. La semana después de Chicago, diciendo que no fui a Chicago, que no pude correr Medellín y que me muero por preparar un Boston Qualifier.

En mi última entrada decía que estaba planeando algo importante, que en esencia era hacer esa carrera con el fin de recaudar algunos fondos y dárselos al laboratorio donde desarrollé mi tesis cuando estaba en la Universidad. Aún tengo esa idea, pero no está clara.

Pero ya todo eso es pasado. Ya no lo hice, no lo planeé y no podré hacerlo. Y me preguntó, ¿qué pasó? ¿Por qué no se dio? ¿Por qué no le di la prioridad que requería? No lo sé. Esa es la respuesta.

Escribo esta entrada con el fin de hacer una especie de catarsis. Escribo esto porque esta vez es importante para mi lograrlo. Escribo esto porque es un nuevo comienzo.

Hoy es Miércoles 14 de Octubre de 2015. Hoy arranca un nuevo sueño. Hoy arranca una nueva aventura. Hoy arranca 2016 para ser Bostoniano. Y no es únicamente le sueño de ser Bostoniano, lo que implica ser Bostoniano es todo un nuevo estilo en una forma de vivir. Porque voy a cambiar todo. Voy a cambiar lo que soy,  estoy dispuesto a hacerlo. Voy a perseguir mis sueños, y dejar de vivir el dogma que otros pretenden que yo viva.

Este año me trajo muchas, muchas experiencias. Este año me ha dejado sabores tan amargos, tan tristes, tan difíciles de asimilar. Pero también me trajo uno de los más dulces: el amor y la recompensa del esfuerzo. Me enseñó la palabra “endurance” y me enseñó que debo cambiar.

No todo está planeado, pero esta vez sí quiero hacer todo bien. Todo planeado. Todo por una razón.

Mañana me inscribo a la Maratón de Miami 2016. Mañana me inscribo a dos carreras más locales. Hoy inicia todo, hoy es el primer paso.

Las cosas (vueltas) de la vida